domingo, 30 de septiembre de 2018

Craspedacusta sowerbii, una medusa exótica de agua dulce con presencia en Extremadura

La mayor parte de los cnidarios son especies marinas que viven como organismos individuales o formando colonias, como es el caso de los arrecifes de coral. Por lo tanto, están muy poco representados en las aguas continentales y quizá su ejemplo más conocido sea el de la hidra de agua dulce (Hydra viridis), un organismo que pasa prácticamente desapercibido debido a su pequeño tamaño y al hecho de que puede confundirse fácilmente con los restos vegetales. Pero, además de la hidra, en la península ibérica vive otro cnidario que también pasa totalmente desapercibido, salvo cuando se producen enormes acumulaciones de individuos, cuyas causas aún no se conoce bien: se trata de la medusa de agua dulce Craspedacusta sowerbii (= C. sowerbyi). 

El pasado 22 de septiembre se localizó una nueva población de esta especie en la provincia de Cáceres, concretamente en el río Erjas a su paso por la localidad de Zarza la Mayor, en la frontera portuguesa. La observación fue reportada por Sara Soria a través de un grupo de identificación en redes sociales, quien amablemente ha cedido las fotografías que obtuvo para ilustrar esta entrada. Se trata de una especie exótica que ya cuenta con varias citas en la región y más de medio centenar de localidades descritas en la península ibérica, y todo ello pese a que su distribución espacial apenas ha sido estudiada.


Craspedacusta sowerbii, Zarza la Mayor (CC) 22/09/18
Fotografía: Sara Soria


Craspedacusta sowerbii (Olindiidae) originaria del río Yangtse, en el este de Asia, es el hidrozoo de agua dulce más ampliamente distribuido a nivel mundial. La clasificación dentro de su género no está del todo clara, a día de hoy se reconocen más de 10 especies dentro del género Craspedacusta, aun pendiente de una revisión sistemática que incluya análisis moleculares, que permitan diferenciar con seguridad el número de especies que se engloban en el mismo. El primer registro del que se tiene constancia en Europa fue en el Real Jardín Botánico de Londres en 1880, lo que ya daba una idea de su adaptabilidad. Su primer registro en tierra firme se obtuvo en territorio francés en 1901, desde entonces, y especialmente desde mediados del s. XX su presencia ha sido detectada en numerosos países europeos, tanto en medios naturales como artificiales. En España la primera cita de la especie tuvo lugar en 1968 en el embalse de Sau (Barcelona) cuyo registro se recoge en el famoso tratado de ecología de Ramón Margalef. Según la información disponible para la península ibérica, a día de hoy la especie estaría presente en al menos 26 provincias españolas y 6 distritos portugueses. Pese a que la especie presenta una detectabilidad muy baja, cada pocos años, por causas que aun se desconocen, pueden aparecer grandes cantidades de individuos en etapa de medusa, lo que facilita su localización y ayuda a conocer mejor su distribución.


Registros de Craspedacusta sowerbii en la península ibérica (Gavilán-Medina et al., 2018)
En rojo la última localidad recogida para Extremadura. 


El ciclo de vida de esta especie incluye una fase de pólipo bentónico y un periodo de natación libre en etapa de medusa, momento en el que son fácilmente detectables, a pesar de su pequeño tamaño. La medusa presenta una umbrela de entre 10-20 mm de ancho, con un velo bien desarrollado y un manubrio que se extiende más allá del margen de la umbrela, de la cual nacen entre 50 y 500 tentáculos con cnidoblastos (células especiales defensivas o de ataque, exclusivas de los Cnidarios, que segregan una sustancia urticante, inofensiva para los humanos en estas especies). Esta especie se alimenta de zooplacton, por lo que en algunas zonas, puede causar alteraciones en las comunidades animales de agua dulce. Su aparición en altas densidades también puede disminuir el nivel de oxígeno presente en el agua, causando que otros organismos desaparezcan debido a la anoxia.
C. sowerbii ocupa principalmente aguas tranquilas, donde el aumento de las temperaturas estivales permite la fijación de nuevos pólipos. En general son medios cálidos, con temperaturas superiores a los 15 ºC,  baja salinidad, poca corriente y abundante material orgánico. Según se recoge en un reciente artículo (Medina - Gavilán et al., 2018) el 74% de los registros se corresponden con embalses o lagos y un 22% lo haría con tramos tranquilos de cursos fluviales medios y bajos. La aparición de medusas tiene lugar principalmente entre los meses de julio y noviembre, pero no es un proceso regular, ya que pueden estar ausentes durante varios años consecutivos.

Craspedacusta sowerbii, río Erjas (CC) 22/09/2018
Fotografía: Sara Soria


En Extremadura la presencia de la especie ha sido detectada en ambas provincias durante las dos últimas décadas. Hasta la fecha se conocen al menos 5 localidades; el embalse del Cíjara (CC - 2000), el embalse de Proserpina (BA - 2004), el río Salor (CC - 2013), río Guadalemar (BA - 2014) y río Erjas (CC - 2018). Su distribución en Extremadura, así como en otras comunidades, podría estar infravalorada. El ciclo de vida de esta especie incluye una fase enquistada que puede permanecer latente durante muchos años. Esta característica facilita su aparición en medios muy diversos, ya que puede resistir durante largos períodos de sequía. Se han sugerido varios vectores de dispersión que podrían explicar esta distribución tan fragmentada, como son el transito de embarcaciones, las transferencias de agua, la introducción de peces o flora para fines deportivos o comerciales, el uso de arenas aluviales para la construcción de infraestructuras hidráulicas, el transporte a través de aves acuáticas o su uso en acuariofilia, aunque hasta el momento se desconoce con seguridad el origen de  las poblaciones ibéricas. A continuación se muestra un mapa con las localidades conocidas para Extremadura.


Localidades con registros de Craspedacusta sowerbii
en la comunidad de Extremadura




Bibliografía

- Medina-Gavilán, J. L. & González-Duarte, M. M. 2018. A synthesis of known Iberian localities for Craspedacusta sowerbii Lankester, 1880 (Cnidaria: Hydrozoa): new record for Spain from low Guadalquivir River. Graellsia, 74(2): e072. https://doi.org/10.3989/graellsia.2018.v74.193

- Pérez, J.L., Roso, R., Morán, L. y Romero, A.J. 2004. Craspedacusta sowerbyi, la medusa que vino de Asia. Quercus, ISSN 0212-0054, Nº 236, págs. 22-24.


No hay comentarios:

Publicar un comentario